Unha historia dende o mar. Por José Ramón Varela Cousillas.

mar

Ayer arribó el primer yate de la temporada. El navegante solitario es un marinero belga, de Amberes, jubilado, que desea dar la vuelta a Europa y visitar nuevamente aquellos puertos de los que, de algún modo, mantiene algún recuerdo emotivo de su vida profesional.
Me comenta que viene desde Bretaña sin hacer escala en ningún puerto español, visita Corme porque navegó durante muchos años con un bretòn llamado Facal que le habló mucho de Corme, al parecer su padre escapó a Francia tras la Guerra Civil y la familia lo siguió. Facal nunca pudo volver a Corme, pero lo debió llevar prendido en su corazón durante toda su vida, ya que siempre soñó con venir a morir al pueblo donde nació y ahora su compañero belga ha venido a esparcir sus cenizas.
Me ha emocionado la historia. Te confieso que me ha arrancado alguna lágrima mientras me la relataba. ¡Que injusta es la vida!

 

Obras necesarias

É difícil facer memoria e dar co ano no que se puxeron os servizos de alcantarillado e auga  na rúa Virxe dos Remedios que, tal como constatamos, estaban nun pésimo estado. Damos a benvida ás obras na Rúa Virxe dos Remedios e Agra de Rodríguez, recordando que, lamentablemente, moitas rúas de Corme tamén precisan arranxarse. E nós así o reclamaremos.